museos-inmersivos-cultura

Beneficios de los museos virtuales.

Conozca los beneficios de los museos virtuales, donde empiezan a brindar experiencias digitales que acercan el arte y el usuario.

Hace dos años la virtualización tomó un rumbo de crecimiento acelerado. Obligando a empresas, organizaciones, e instituciones a adoptar el modelo digital como modus operandi para llevar a cabo sus ideas y proyectos. Adicionalmente, se disminuyó la presencia del público en espacios físicos a causa de la pandemia y el distanciamiento social. A partir de esto, muchos museos se vieron afectados y se debieron replantear estrategias para dar a conocer sus colecciones y exhibiciones al mundo mediante la virtualidad. Con ello consiguieron generar una reactivación y transformar la experiencia del visitante. Revisemos cuáles serían los beneficios de los museos virtuales, una experiencia inmersiva.

Si bien, la pandemia originada por el COVID 19 aceleró la transformación digital. Este fenómeno se venía presentando algunas décadas atrás, gracias al desarrollo y apropiación de las TICs. Tal es el caso del museo del Prado que inició su transformación digital en el 2015 a través de la renovación de su sitio web. Un sitio web que elimina las barreras del idioma, permite a los usuarios disfrutar al máximo el museo. Se organiza a partir del interés del visitante y muchas opciones que amplían la experiencia dentro y fuera de este. 

Migración a plataformas virtuales

Los museos han cambiado la perspectiva. Han empezado a enriquecer la experiencia en la que el visitante solía participar como observador, al contemplar pasivamente alguna pieza del patrimonio y la cultura. El museo digital va mucho más allá que sólo crear una plataforma en la que se lleve lo físico a lo virtual. No sólo busca transportar un cuadro de cinco metros dentro de una pantalla de seis pulgadas. Su objetivo es brindar otro punto de vista de la exposición, expandir la experiencia a través de herramientas tecnológicas, e involucrar al usuario para que haga parte de la obra. 

Por consiguiente, el proceso de adaptación de un museo al formato virtual requiere de: 

  1. Una estrategia metódica. Identificar qué tipo de público recibe el museo, a quién está dirigido. Su ecosistema tecnológico y accesibilidad, no generar barreras ni límites.
  2. Recursos económicos y proveedores. Contar con aliados estratégicos que guíen a una mejor exploración del proyecto sin necesidad de presupuestos exuberantes y lograrlo sin ninguna limitación. 

Sin embargo, la implementación de las dos anteriores lleva a múltiples beneficios, no solo para el museo, sino también para el proceso de apropiación de la cultura, el patrimonio y la tecnología.

Beneficios para los museos

Estos son algunos de los beneficios para los museos virtuales, o, que implementan el formato digital:

1. Ampliación del público.

Al haber llevado el museo dentro del mundo digital, la conectividad se expande a cualquier usuario con conexión a la red sin importar desde el dispositivo que lo intente. Sin necesidad de desplazamientos en algunos casos. Y flexibilidad de horarios para aquellos usuarios que se encuentran en un lugar diferente donde se encuentra el museo.

2. Incentiva a la visita presencial.

Muchos usuarios, antes de recurrir a cualquier espacio presencial, optan por buscar más información sobre este. Las reseñas, fotos, direcciones, horarios, y demás información que resulta relevante para ellos. La posibilidad que el usuario logre vivir la experiencia del museo sin haber asistido aún de manera presencial. Logrará estimular sus deseos de asistir al espacio físico para aumentar y conocer toda la experiencia. 

3. Promueve la cultura.

Si bien se sabe que cada museo es diferente, cada uno posee un concepto diferente. Un objetivo de comunicación único, un público al que se dirige y diferentes metas. Todos tienen como sinónimo que buscan promover y divulgar el conocimiento y la cultura. Una ventaja de un museo digital es que el voz a voz se genera de manera más rápida. Por lo cual crece el interés por estos temas, y conlleva a la indagación y visita de nuevos espacios que los promuevan. 

4. Museos multiexperiencia y multiplataforma.

Como se mencionó anteriormente, el objetivo de un museo virtual no es únicamente llevar aquello que se encuentra dentro de lo presencial a lo digital. Sino brindarle otra perspectiva al usuario. La entidad del museo puede elegir entre múltiples opciones de herramientas y plataformas por la cual el usuario podrá interactuar y disfrutar de una nueva experiencia. 

5. Museos con un valor agregado.

Admirar y apreciar cada obra siempre ha sido una experiencia cautivadora para el usuario. Pero imaginemos que adicionalmente contamos con la posibilidad que cada obra cobre vida a través de realidad aumentada. O que esta sea proyectada en un icónico edificio de la ciudad a través del mapping. W encuentre en versión digital para poder explorar e interactuar con ella. O simplemente entrar dentro de una sala de discusión para poder hablar de esta con otros usuarios. Otorgar un valor agregado para el usuario siempre será una opción en pro para el museo. 

Las opciones por las que un museo logra entrar en el mundo digital con el objetivo de brindar experiencias interactivas para el usuario son tan variables e infinitas que cada espacio logra conceptos únicos. Cada exhibición ofrecerá una comunicación adicional al mensaje que ya trae con ella para transportar a los visitadores y hacerlos parte de todo el relato. Empieza a aprovechar los beneficios de los museos virtuales y la cultura inmersiva.

¡Te podría interesar!

Newrona llega a México

Newrona llega a México gracias a la alianza estratégica con Laguarda. Una forma de expandir la comunicación inmersiva.

Leer más

Síguenos